Aprende a REBATIR estas 5 Objeciones de una Presentación de Multinivel

Este post, más que enseñarte a remover objeciones en concreto, te enseña a remover cualquier tipo de objeción que pueda aparecer en la presentación, ejemplificándolo con las 5 más importantes, comunes y complicadas de rebatir de todas.

Sin embargo, también detallaré en esas 5, porque de saber removerlas, al ser tan importantes y comunes, vas a hacerte Capitán General haciendo presentaciones.

Y sí, es mucho más efectivo que especializarse en remover cada una.

Lo que te voy a mostrar es a rebatirlas desde la raíz. O lo que es lo mismo, resolver su problema antes de que aparezca, evitar la objeción, lo cual es la cúspide de la efectividad en una presentación.

Claro que también habrá alguna objeción aparte, pero la prodrás resolver por igual casi de forma instantánea con las tácticas que te enseño en este post.

Cuando lo empieces a aplicar, la personas a las que le presentes, se darán cuenta de que no hay nada en lo que se pueda rebatir, porque ya le habrás ofrecido una solución a prácticamente todas sus objeciones.

El No siempre es posible, pero esto optimizará por mucho tus resultados y posibilidades del Sí por cada presentación.

Y recuerda, que a nada que aprendas a remover una objeción, puede significar la diferencia entre el sí y el no en una presentación. Entonces, ¿por qué no aprender a removerlas todas?

Las 5 Objeciones en las que me centraré con las técnicas, son las siguientes:

Objeción Nº1 — No tengo tiempo

Objeción Nº2 — No tengo dinero

Objeción Nº3 — No conozco a gente

Objeción Nº4 — No es lo mío

Objeción Nº5 — ¿Es una pirámide?

Por cada una de ellas, tocaremos un punto en esta estrategia para rebatirla.

Empecemos por el principio.

Tipos de Objeciones

Todas las objeciones que te pone una persona entran sí o sí en dos tipos:

  1. Objeciones basadas en la poca confianza de las personas en sí mismas (no se creen capaces).
  1. Objeciones basadas en la forma de negocio (no creen que el Multinivel les vaya a ayudar realmente, no creen en la industria por alguna razón).

La mejor forma de lidiar con ambos tipos es por medio de empatía y la forma en la que te estés relacionando con esa persona.

Y la mejor forma de relacionarse con esa persona, es haciéndole saber que tú eras igual que ellos, que estuviste en algún momento en su misma situación.

Que tú tuviste alguna vez las mismas objeciones, los mismos problemas, las mismas dudas, los mismos miedos. Y que después de todo, los superaste, y contarles la forma en la que lo hiciste, en qué pensabas, qué fue lo que se te dijo y te ayudó a seguir, es la mejor forma de ayudarlos a entender que tiene solución, y que si tú pudiste, él también.

Lo creas o no, contar tu propia historia, así como contar la de cualquier otro que pueda venir perfecta para el caso, son la estrategia perfecta para remover objeciones de una forma de lo más eficaz. Y se basan en un principio que es duplicable: contar historias.

Al final se trata de contar un poco cómo fue tu comienzo en el negocio, y hacerle saber como puede superar los obstáculos a los que tú mismo te tuviste que enfrentar alguna vez.

Una pequeña Historia

Esta historia debe constar de situación (yo me encontraba) sentimiento (yo me sentía), como fue que te enseñaron el Multinivel desde una presentación, todas tus dudas y objeciones, como supiste superarlas, y lo bien que te va ahora, siendo así que le cuentes tus resultados hasta el momento.

Que no sea algo demasiado largo, y no tiene por qué abarcar todo, sino tan sencillamente todas o algunas de las objeciones que prefieras, basadas en tu historia o en la de alguien que conozcas.

Procura contar la historia una vez le hayas hecho toda la presentación, para que puedas resolverle las dudas en el momento indicado con la historia.

En mi caso, te voy a mostrar un ejemplo de historia (inventada) para que entiendas un poco cómo sería:

###################################################################

Bueno pues verás, yo, antes de conocer este negocio, lo cierto es que estaba pasando por una mala situación económica, la verdad que apenas teníamos para comer, y estaba bastante desesperado por encontrar un trabajo que me ayudase a generar ingresos para mí y mi familia.

Sin embargo, me llegó un familiar mío un día, en el cual confiaba plenamente, que me quería presentar una oportunidad de Multinivel.

El caso es que yo ya había estado en un Multinivel, y lo cierto es que no me fue nada bien, nunca llegué a entender bien como funcionaba y empecé a pensar que ese negocio solo servía para hacer ganar a los que están arriba.

Yo al estar tan desesperado, no me quedó más remedio que acceder a escuchar lo que tuvieran que decir, para luego decirles que no, yo lo tenía claro. Me faltaba el dinero, pero no lo iba a gastar en algo que no me hiciera ganar.

Sin embargo, hubo algo en esa presentación que me llamó muchísimo la atención. La forma de explicar que tenía el que acompañó a mi familiar a hacerme la presentación me abrió los ojos, porque ¡resultaba que trabajó para la misma empresa en la que estuve yo y tampoco le fue bien!

Yo empecé a ver todo lo que me contaba esa persona que había conseguido hasta el momento con esta nueva empresa, todo el respaldo que tenía, lo increíble que era el producto, y me dije: ¡Aquí hay algo, tengo que ver más! Pero las dudas todavía me atosigaban.

Como me veía sin dinero, no sabía que iba a hacer para recuperar la inversión enseguida. Tampoco me veía haciendo Multinivel de nuevo, no creía valer para eso. Además, llevaba mucho tiempo sin relacionarme con las personas, ¡apenas conocía a las personas que puedo contar con los dedos de dos manos!

Respecto al dinero que podía cobrar, resulta que este negocio de Multinivel, es mucho más generoso que cualquier otro, y con que sólo reúnas a 3 personas para participar en el negocio, ¡recuperas la inversión! Yo me quedé loco, en el otro negocio tenía que reunir por lo menos a 10 solo para recuperar.

Pero es que además son generosos con líneas más allá. Las comisiones que tienen, me hicieron darme cuenta de que me estaba perdiendo una oportunidad si no trabajaba en esa empresa.

Luego además, sólo 3 personas… Fui consciente de que para recuperar la inversión, no necesitaba a tanta gente. Pero luego se me vino a la cabeza: —¿Pero luego, cómo hago crecer mi red? ¡No tengo a gente!—

Me hicieron saber: —Pues con solo 4 personas que vengan igual de comprometidas que tú, que busquen a sus propias 4 personas, y así en cadena, tu red se duplica y si sigue así, puedes incluso llegar a todos los rangos.—

¿Cómo? ¡¿Con 4 personas?! ¡Tenía que ser una broma!

Yo algo que nunca llegué a entender en mi anterior red es por qué se necesitaba a una lista de prospectos tan grande. ¿De verdad tenías que hablar con 2000 personas como mínimo? ¡Ahora resulta que no! La duplicación del negocio era algo que en ese entonces no conocía.

Aún así me parecía extraño solo tener que encontrar a 4 personas como yo.

—¿Pero y eso como es posible?— Les pregunté, y ellos me respondieron: —Sí sí, con que patrocines a 4 personas te haces rango de plata de sobra, pero es que si ellos meten cada uno a sus 4, ellos se harán plata, y tú a su vez, te harás rango de oro, lo cual ya te proporciona de 800 a 2200 euros más los bonos…—

Y ahí se me fue la cabeza un poco, ya no me lo creía. Realmente me sorprendía gratamente. Parecía una oportunidad única. Incluso todo el tiempo tuve la sensación de que algo se me escapaba de las manos, pero era en vano, es que realmente era así de increíble para mí.

Ellos siguieron hablando, y me contaron que si ellos a su vez se hacían oro al seguir la cadena de duplicación, yo obtendría el rango de diamante. 4 diamantes hacen un diamante ejecutivo, 4 diamantes ejecutivos te hacen platino, y un solo platino debajo tuya, te convierte en platino ejecutivo.

Claro que también me hicieron saber que esos rangos me llevaban tiempo.

Es por eso que me infundió más confianza, ya que en la anterior empresa, nadie me enseñaba nada de eso, no aprendí nada porque no me enseñaron todo lo que se hace realmente en un Multinivel, me utilizaron como si tal cosa para cobrar.

Luego ya, terminando la presentación, todavía me quedó alguna duda. Yo ya estaba trabajando como obrero y apenas tenía tiempo para hacer el Multinivel. Se lo comenté a mi familiar, y me ofrecieron una solución muy simple:

Tienes que aprovechar todo el tiempo libre que te quede, y sacrificarte para obtener el dinero suficiente, tanto del trabajo como en el Multinivel, para poder vivir un par de meses sin ingresos por si acaso, y así tener suficiente margen para poder permitirte dejar el trabajo y empezar a generar a tiempo completo tu negocio de Multinivel y poder vivir de ello.

Luego, lo que más me carcomía, era que no sabía si valdría para este negocio, ya que ya fracasé en mi Multinivel anterior, y no quería volver a hacerlo. Les dije sinceramente que no creía valer para algo como esto, que esto seguro sería para gente con experiencia en ventas, o al menos eso creía. ¡Qué equivocado estaba!

Me respondieron con mayor tranquilidad que nunca: —¡Tranquilo hombre, eso nos pasa a todos al principio! Ni siquiera requieres de experiencia mínima para participar. De hecho, lo bueno que tenemos es que la empresa tiene de todas las referencias de Networkers de éxito, para que aprendas y te capacites sobre todo lo que tienes que saber sobre el negocio y que de esa forma aprendas cuanto antes, porque sí, nadie llega aquí sabiendo una pizca del negocio, y de hecho, tener experiencia en ventas no te beneficia, precisamente, es mejor llegar sin conocimientos o nociones previas. Ya verás que el negocio es más sencillo de lo que parece, aunque lleve su tiempo y su paciencia para alcanzar cada rango. Lo bueno del Multinivel, y seguramente ya lo sepas, es que es un negocio al que te puedes dedicar toda una vida, y seguir haciendo crecer unos ingresos, que serán cada vez más inmensos.—

Después de esto último, ¡casi lo tenía todo resuelto! Me habían dado todas las seguridades que necesitaba.

Luego por último, me dio por preguntar sobre si una pirámide y el Multinivel eran lo mismo, porque la verdad es que no tenía ni la menor idea de que era cada cosa, lo escuché decir de alguno al que le hice una presentación en mi antigua empresa, y no sabía lo que era. A lo que educadamente me respondieron algo como:

—La verdad que es raro que nos digan eso, ya que son cosas muy diferentes una de la otra. En el Multinivel es negocio basado en productos reales, y en las pirámides es una estafa, en la que hay productos que no existen realmente y se basa en las personas, porque hacen llegar todo el dinero de ingreso y reconsumo directamente al dueño de la falsa compañía. Lo único parecido es que las pirámides se camuflan como si fueran Multinivel, pero ya se las ve desde lo lejos, y es raro que alguien caiga en ellas.—

Y lo tuve todo resuelto en apenas 30 minutos de presentación, a lo que yo, me afilié allí mismo con el método que me dieron, que era, que yo no pagaba por el pack, ellos me hacían el favor, pero con la condición de que el que me iba a patrocinar, mi familiar, se quedase con los productos, pero yo ya iba a poder empezar a afiliar a las personas.

Después de un tiempo de dedicarme al negocio y buscar a personas decididas como yo, yo ya he tenido resultados hasta el punto de haber casi alcanzado el rango de oro.

De hecho, sólo me falta a una persona que venga comprometida a hacer lo mismo que yo para ayudarla a conseguir rangos y formar parte de mi equipo.

¿Tienes alguna duda de todo esto? ¿Te gustaría formar parte de la oportunidad directamente o te parece mejor darte un día para que puedas hablarlo con la almohada? Y mañana hablamos, lo que te parezca mejor.

###################################################################

Ese es el ejemplo de historia. Adáptala a tu caso, conviértela a tus palabras, pero sobre todo, procura que abarque las objeciones de tal forma.

Intenta además que sea algo parecido a una conversación acompañado de las tácticas que te explico a continuación, ya que así reduces al mínimo que pueda sentirse excluido o que piense que intentas convencerlo de alguna forma.

Se trata de mostrarle la oportunidad de negocio y que la conozca, al mostrarle la oportunidad, buscas ayudarlo a encontrar una oportunidad de negocio y buscas encontrar a un nuevo socio en tu equipo con el que trabajar. Actúa en consecuencia.

Táctica “Sientes/Sentía/Encontré”

Si luego por lo que sea, surge una objeción aparte a la historia, siempre puedes utilizar una táctica llamada “Sientes/Sentía/Encontré”.

Esta consiste en aplicar también un cacho de tu misma historia o de alguien de tu empresa con la que se vaya a sentir reconocido, para ayudarlo a que lo sepa superar de la misma forma, y entienda que sus objeciones no son para tanto, que son algo natural en el principio.

Un ejemplo de esto sería:

###################################################################

Objeción: Buff, pues es que ando muy ocupado de tiempo, literalmente no tengo hueco para nada, es imposible para mí hacerlo.

Táctica: Vaya, sé muy bien como te sientes, yo me sentía exactamente igual, estuve en la peor situación posible de tiempo cuando me presentaron la oportunidad. Sin embargo, encontré la forma de llevarlo junto a mi trabajo, sacrificando el poco tiempo libre que tenía, para poder lograr un ingreso que mereciera la pena, antes de dejar el trabajo y poder dedicarme al Multinivel a tiempo completo, y, ¡mírame ahora! ¡Genero 2.000 euros al mes, sentado desde mi casa, en pijama la mayor parte del tiempo!

###################################################################

¿Os podéis hacer a la idea de lo efectivas que son estas estrategias y tácticas?

Lo son por mucho, literalmente remueven toda objeción.

3 formas de decir “NO”

Habrá veces que llegue a un punto en que el “No” o la Objeción, signifiquen 3 cosas:

  1. Aún no ha visto lo suficiente, sigue sin confiar
  1. No es su momento
  1. Realmente no vale para este modelo de negocios, no le gusta y tampoco llegaría a nada haciéndolo

Las tres opciones son algo natural, siempre pueden ocurrir.

Lo mejor que podemos hacer en los tres casos, tanto para identificarlo como para combatirlo, es lo siguiente:

Primero, quítale el negocio, desarrollando postura. Esto quiere decir que si lo ves que no está para nada convencido, y lleva un rato así como con mala cara o una actitud pesimista, quítale la diapositiva que le estuvieras enseñando en ese momento, y dile lo siguiente:

###################################################################

—Veo que no te llama mucho la atención o hay algo que no te parece bien de mi presentación. En cualquier caso, es posible que esto no sea para ti. Podemos dejar la presentación aquí mismo, y no perdemos tiempo ninguno de los dos. ¿Te parece bien?—

Una vez le digas eso, despertarás en él la sensación de que le estás quitando lo que le ofreces porque no lo sabe valorar, y se dará cuenta de que tú tampoco buscas venderle la moto, sino que buscas gente que de verdad busque una oportunidad.

Esto generará una respuesta mucho más real a lo que te hubiera dicho anteriormente, y lo más probable es que sea sincero contigo y te dé una explicación al respecto, pudiendo averiguar si es cualquiera de esas 3 opciones, o si por el contrario, sí que quiere participar en el negocio o tiene cualquier otra objeción.

Sin embargo, si no tiene mala cara, pero sí que se le nota que esconde algo, o bien incluso, si al estar terminando te dice que ya se lo mirará, que le proporciones información, que le echará un vistazo o lo verá en algún otro momento (una excusa para quitarte de encima de alguna manera), dile lo siguiente:

—¿Sabes qué? Si te estoy haciendo / te he hecho una presentación, es para que conozcas el negocio, con fin de que si ves una oportunidad en ello, participes conmigo y trabajemos codo con codo.

En ningún momento busco convencerte, sino ayudarte. Pero para poder ayudarte en todo, necesito de ti el compromiso en el negocio, y que trabajemos juntos en tus resultados, yo tampoco te voy a dar todo hecho.

Si por lo que sea vieras que no vales para esto, te pido por favor que no cedas en participar, o no vayas en decirme que lo vas a mirar para que luego no sea cierto, sino que me lo digas directamente, para evitar que cualquiera de los dos pierda el tiempo. Te lo digo porque me ha pasado, y porque de verdad no quiero hacer perder el tiempo a nadie.

Yo quiero encontrar a alguien que esté a mi misma altura. Si no crees estarlo, pero tampoco estás dispuesto a participar conmigo, no hay problema, no tienes por qué hacerlo, la decisión siempre es tuya. Pero lo que sí te pediré, es que me lo hagas saber cuanto antes.

Y de la misma forma, si estás comprometido a trabajar conmigo codo con codo en aprender de este negocio, aún aunque no creas estar a la altura todavía, no te preocupes. Solo házmelo saber, y haré todo lo que está en mi mano por ayudarte.

Dime, ¿lo tienes claro, has tomado una decisión? ¿O tienes que revisarlo de verdad y darme una respuesta mañana? Si fuera esto último, dime una hora a la que te venga mejor, si por la mañana o por la tarde, y lo hablamos.—

###################################################################

Es tan tajante como la anterior, adaptada al caso, pero sobre todo es efectiva.

Así sabrás qué es lo piensa o quiere de verdad.

Y si al final te pide que sí, que le des más información sobre la empresa para que lo investigue, dásela, aunque esto puede que sea nada más que una excusa todavía, o que termine en un no.

El miedo de las personas de decir que no de una forma directa no es algo tan raro después de todo. Lo importante es que sepamos administrarlo bien y le demos la confianza que necesita, aún sabiendo que por seguro no participará nunca.

¿Y esto por qué? Te lo explico en este último punto.

No es su momento

Si te has fijado, no te he hablado todavía del segundo no, “No es su momento”.

Que alguien no esté en su momento, no es algo que se pueda reconocer, ya en realidad, es lo mismo que un No por un tiempo indeterminado, lo cual no se puede llegar a adivinar de ninguna forma, tienes que dejar pasar el tiempo.

Nunca debes hablar con tu prospecto preguntándole acerca de si está en su momento, ya que no funciona así.

Por eso es tan importante estar preparados para el No, y dejarlo con un buen sabor de boca después de todo. Porque ya puede ser por su situación, porque no terminó de creerse que sea algo que funcione, él se empeñó en decirte que no y ya está. Tenemos que respetar eso, y saber asimilarlo para aceptarlo, y dejarle la puerta abierta por si acaso quisiera participar cualquier día.

Es muy posible, que al haberle dejado la puerta abierta para que venga y participe cuando quiera, se lo replantee en un momento en el que le venga mejor, y quiera formar parte cuando menos te lo esperes.

Por lo tanto, y la conclusión de este último punto es:

Trata a todos igualmente bien, y es muy posible que encuentres que más de uno vuelve para participar después de un tiempo de haberte dicho que no en una presentación.

Créeme, me ha pasado. Así también, le ha pasado a muchísima gente en la industria. Y es muy posible que también te pase a ti, si es que no lo ha hecho ya.

Por lo demás, esto ha sido todo por el post de hoy.

¡Aprovecha las técnicas que te he dado hoy, que así mejorarás mucho tus resultados en las presentaciones!

Recuerda visitar más posts del Blog, tenemos más contenido de Multinivel que te puede ser de gran utilidad.

Aquí tienes otro post del Blog relacionado al post de hoy 👉

Hazme saber qué piensas, y nos vemos en el próximo post. Un gran abrazo.

Post inspirado por Go Pro, libro de cuyo autor es Eric Worre, la mayor referencia en Multinivel de la historia de esta industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *