Por lo general, sois muchos los que tendréis la idea fija de haceros ricos algún día. Y no solo no hay nada de malo, sino que es algo que cualquier persona merece vivir.

Sin embargo, no todo el mundo hace lo que un rico, y muchos os preguntáis qué estaréis haciendo o qué os falta por hacer que os esté frenando a esa vida.

Las respuestas que buscábais a esa pregunta, las tenéis en este post, por medio de 5 Motivos FUNDAMENTALES por los que no sois ricos todavía.

MOTIVO Nº1 — Has perdido en enfoque, tu Por Qué

Es muy posible que aunque creas estar trabajando duro o que tienes un objetivo claro, no siempre recuerdas el Por Qué haces las cosas, y termines divagando en lo que haces en algún momento.

O lo que llega a ser peor: No tienes definido un enfoque, no tienes un Por Qué en la vida.

¿Es así? Pues hoy te diré que no te lo puedes volver a permitir. Por nada de este mundo.

Y tranquilo si no lo tenías. El mundo acostumbra a rebajarnos al nivel de la mayoría. Empezando incluso desde nuestros familiares y gente cercana.

La familia, amigos y demás gente puede ser muy cruel a la hora de reírse de ti y tus sueños. Pero para eso, estoy yo aquí para decirte que no renuncies nunca más a ellos. Acuérdate muy bien si quieres llegar a conseguir lo que quieres en la vida.

Porque la mayoría será como le dé la gana, que tú serás diferente. Tú has nacido para destacar ante el resto. Por eso estás aquí.

Para empezar a desarrollar ese Por Qué, piensa en absolutamente todo aquello que quisieras conseguir. TODO. Por mucho que te parezca imposible lo que sea que se te ocurra, tal vez es porque aún no has encontrado el medio.

Y eso sí, cuanta más grande la meta, mayor la ambición.

Pondremos en este caso, que quieres ser rico, tal y como la temática del post indica.

Cualquier cosa en la que pienses o hagas mientras no tengas definido ese Por Qué, muy seguramente te esté haciendo perder el tiempo. Necesitas ese Por Qué hacerte rico.

El Por Qué es lo que mantiene la llama de tu sueño algo posible a realizar. Sin tu Por Qué, no puedes llegar a cumplir nada. Te acercarás porque tienes una noción, pero nunca lo tendrás, de no saber lo que quieres realmente.

Ten claro qué quieres alcanzar gracias a tu Por Qué. El Por Qué hacer las cosas. El Por Qué levantarte temprano todos los días. El Por Qué tirarte todo el día trabajando. El Por Qué seguir luchando. El Por Qué quieres tanto dinero para tu vida y el Por Qué quieres vivir esa vida de ensueño desde ayer (cuanto antes).

Y llegará un punto en el que el propio Universo te escuche, y te lo sepa dar, fruto del esfuerzo, pero sobre todo, del enfoque, de lo claros que tengas tus objetivos.

Obtendrás lo que buscas cuando menos te lo esperes. Por lo que… PERSISTE SIEMPRE.

Algo tan sencillo como la Lotería, llega a tocar a aquellas personas que alguna vez se han visualizado con ganarlo, pero lo que es más importante: si compraron el boleto, tenían un Por Qué comprarlo, Por Qué intentar ganar el premio. Olvidarse de los problemas económicos, vivir una vida de ensueño, lo que fuera.

Es el azar y el propio Universo el que hace llegar el dinero del premio a aquella persona que ha creído en ese Por Qué, y de una forma u otra, es por ese pensamiento que ha atraído ese dinero a su vida. No siempre es algo tan sencillo como que te toque porque sí.

Y ese al que le toca, puede haber estado haciendo cualquier otra cosa que lo ayudase a obtener ese sueño de otra forma. Que aún así, el Universo, al ser tan inesperado, puede hacer que se lleve la sorpresa de haberlo conseguido, gracias a algo como que le toque la lotería.

Pero aún con algo tan “fácil” como que te toque la lotería, hacía falta el Por Qué comprarlo, de ahí hacer surgir una esperanza, una ilusión. O si no, sencillamente seguir una ilusión que ya existía. Sin ese Por Qué, esa persona hubiera pensado que comprar el boleto es una tontería, no lo hubiera hecho, y jamás le hubiese tocado.

Al final, lo de la lotería era solo una comparación. La vida no es una lotería realmente, muchos de vosotros ya lo sabréis. Es cuestión de tener una razón por la que hacer las cosas.

Los que más persisten, son los que más lejos llegan.

Y ahora sí, podréis adivinar por qué el propio “Por Qué”, cuando se enfoca al trabajo y dedicación, es tan importante para continuar.

Perder u olvidar el Por Qué, aunque sea por un momento, es como perder el mapa por el que te guías hasta un enorme tesoro. El tesoro de tus sueños cumplidos. No te puedes permitir el lujo de olvidar que tienes un mapa por un momento y terminar perdiendo tiempo en tu búsqueda, ¿a que no?

Si tienes un Por Qué lo suficientemente grande, no te importa el mundo a tu alrededor. No te importa lo que piensen de ti. No te importa dedicar las 24 horas del día a lo que estás haciendo, si tienes la más mínima certeza, de que haciéndolo, tienes una posibilidad de alcanzar aquello que quieres para tu vida. No paras de buscar en todas partes hasta encontrar la oportunidad que te pueda proporcionar aquello que buscas.

Y recuerda una vez más, que no hay nada imposible. Se puede soñar cualquier cosa, y se puede conseguir cualquier cosa, de una forma u otra. Todo es posible, da igual lo que digan y piensen los demás. Ellos no han logrado nada, no son quién para decirte si es posible, porque no lo han intentado.

La diferencia entre los que lo hacen una realidad y los que no, está en que los que lo consiguieron, tuvieron el valor de persistir ante todo, y los que no, no persistieron lo suficiente, o ni siquiera lo intentaron.

Empezar y persistir sólo es posible con un Por Qué. Del Por Qué nace la fuerza de voluntad para persistir. Creer en ese Por Qué es lo que determina qué tanta fuerza de voluntad tienes para persistir.

Piensa que para algunos, ni siquiera existe la posibilidad de pararse y dejar de buscar en algún momento. Necesitan una oportunidad porque su vida depende de ello.

Sé consciente de la fortuna de lo que te ha tocado vivir, y agradece todo lo que tienes. Recuerda que hay personas que no han tenido la misma suerte que tú, y a pesar de todo, han llegado infinitamente más lejos.

Son muchas las personas que han alcanzado sus sueños. ¿Por qué tú no ibas a ser una de ellas?

Puede que seas de esos a los que el tiempo no les parece un problema, pero da la gran casualidad de que aquellos que se hacen ricos, no se suelen permitir desperdiciar ni el más mísero de los segundos en algo que no tenga que ver, o no sea productivo a la hora de alcanzar sus objetivos personales.

Cuanto más tiempo dediques, más certero tienes que ser al saber que te acercas mucho más a tu meta. En este caso, hacerte alguien inmensamente rico.

En conclusión: Sé persistente, métete prisa y ve acompañado de tu Por Qué allá donde vayas y tendrás la fórmula al más veloz de los éxitos, no solo para hacerte rico, sino para la mayoría de objetivos ambiciosos de esta vida.

MOTIVO Nº2 — No estás dando el 100% de ti

Tal vez no estás dedicando todo el tiempo que deberías a aquello a lo que te dedicas para perseguir tu sueño, o no estás desempeñando todo tu potencial en ello por cualquier razón.

Por supuesto, esto tiene mucho que ver con tu Por Qué y la fuerza de voluntad, es lo principal y esencial. Sin embargo, aunque tengan relación entre sí, no es de lo que te estoy hablando ahora.

Si la propia vida no te ve dando el 100% de ti, lo más probable es que te lo devuelva de igual forma: no te dará lo que buscas.

Y la diferencia entre este porcentaje perfecto y cualquier otro es que esta vida, en realidad no distingue de medias tintas. Es más como “Sí” y “No”.

Si te ve dando el 100%, la respuesta será “Sí”. Sí a darte aquello por lo que estás luchando. A más que demuestres darlo todo, más y más rápido te dará lo que buscas y mereces.

Si en cambio no te ve dando el 100%, la respuesta será “No”. Imagino intuyes que de igual forma, no te dará aquello por lo que luchas, porque no te creerá entero merecedor.

Esto no es lo mismo que quedarse en el lujo de estar a medias de ser rico y ser pobre. Se puede vivir con una mediana libertad financiera, pero hasta para llegar a eso, necesitas dar previamente el 100% de ti. Por menos tiempo y menos esfuerzo, pero sí. Ese “Sí” está siempre presente.

No dar el 100% de ti cuando haces las cosas, y esperar recibir algo a cambio, es lo mismo que empezar una carrera, no terminarla, y esperar obtener algún puesto.

Si no la terminas, es lo mismo a que si no la hubieras empezado.

Aparte que por supuesto, es algo que te desgasta y te frustra, haciendo así que te puedas rendir con mayor facilidad.

No puedes permitirte ningún lujo ahora. Los lujos vendrán por el camino y al final.

No esperes que te vayan bien las cosas si no lo intentas con la ambición con la que se te espera. Porque sí, la vida lo que espera, estoy convencido, es que des el 100% de ti y sepas superar todos los obstáculos, para empezar a vivir con merecido reconocimiento en abundancia, prosperidad, pero sobre todo, felicidad.

Lo que no todo el mundo sabe, es que realmente no es una carrera en la que la recompensa esté al final, no. La carrera es algo que tienes que disfrutar. Es más un camino. El camino de ir por lo difícilmente bonito de la vida.

La satisfacción de ir superando cada prueba, los vitoreos que empezarás a recibir de aquellos que te dijeron que no serías capaz, los ojos de las personas que te empezarán a mirar de otra manera, ahora que te toman en serio, los primeros lujos y los primeros indicios de prosperidad…

Son experiencias únicas e inolvidables, que sin duda, merece la pena vivir.

Si por lo que sea tuvieras algún problema a tu alrededor, que te impidiera mantener tu enfoque, tienes que encontrar la forma de impedir que eso te pueda distraer de alguna manera, y encontrarle una solución.

Puede ser gente cercana que no te permita estar en ello tanto como deberías, el ambiente, la situación, los pensamientos o agotamiento, o cualquier otra cosa que incida sobre lo que estás haciendo.

Encuéntrale una solución de la forma más inmediata posible, evitando distracciones de alguna clase y poniéndole la importancia que tiene. El ambiente de trabajo siempre es algo crucial para alcanzar tus metas, no dejes que nada lo pueda estropear. Aún aunque ello requiera hacer de algún sacrificio.

A veces, no queda más remedio que soportar las circunstancias hasta que después de persistir, la situación mejora. Pero mientras tanto es eso, no te queda más que persistir. Así que procura dar lo mejor de ti durante ese proceso de mejora.

Al final, de todo lo malo se sale.

En conclusión con este motivo: Merece mucho la pena dar el 100% de ti, aunque sea difícil al principio, porque te proporciona experiencias inolvidables por el camino.

Lo importante es que sepas superar esas dificultades, que busques y encuentres una solución que te permita alcanzar todo tu potencial, y ver como al persistir, al final la situación mejora y alcanzas tus objetivos.

MOTIVO Nº3 — No has creado hábitos de una persona rica

Tal vez no te haces a una idea todavía, pero algo tan sencillo como no asearse, te aleja de la vida de ser alguien millonario.

¿O es que acaso conoces tú a algún millonario de éxito que no sea aseado, por ejemplo?

Pero como eso, hay otras muchas cosas. Tales como que cojas la costumbre de leer un libro al mes, agradezcas todo lo que tienes, aprendas a no hacer caso de comentarios ajenos negativos, entiendas como debes gestionar tu dinero, entre otras.

Sencillamente, fíjate en los hábitos y rutinas diarias de gente rica, sus acciones habituales, y todo aquello que hagan y los diferencie del resto de las personas comunes.

Así, no solo aprenderás a tener el enfoque de una persona rica, sino que así atraes esa riqueza a tu vida. Actuando como rico, solo puedes esperar a empezar a vivir como rico.

Además, la transformación personal siempre es algo fundamentalmente importante a la hora de convertirte en una persona rica.

No puedes vivir como has estado viviendo hasta ahora, sino que, debes adaptarte tú a una vida de riqueza y abundancia. Y para eso, cambiar como persona y adquirir mejores costumbres, es algo así como hacerle hueco a esa nueva vida.

Si no le hacemos hueco, jamás entraría a nuestra vida. Recordemos ese “Sí” y “No”, y que esto tiene que ver con dar el 100% de ti mismo.

No lo veas como un sacrificio, sino como el comienzo a una nueva etapa en tu vida. ¡Es algo muy positivo!

En conclusión: Copia y toma ejemplo de todo aquello que hacen las personas ricas, y una vez adquieras su misma actitud en la vida, empezarás a vivir como una persona rica en todos los sentidos, y eso incluye que atraerás la misma riqueza a tu vida.

MOTIVO Nº4 — No has encontrado el medio

¿Realmente quieres convertirte en una persona rica?

Desde este post, has sido consciente de que ser rico no es algo ni mucho menos imposible, sino una cuestión de actitud, y algo que realmente se puede alcanzar si uno se lo propone.

Pero cuando nosotros nos proponemos lograrlo, tenemos que buscar el medio o medios por los cuales queremos o podemos hacernos ricos.

No es algo tan sencillo como decirlo, y luego seguir una vida de trabajo habitual, con tu jornada laboral, tu contrato de siempre y todo lo demás, no.

¿Realmente crees que ganando de un sueldo fijo mensual, trabajando para otras personas, te vas a hacer alguien rico?

Desde luego será mucho más difícil, y no será por medio del mismo trabajo, eso seguro. Si tú quieres hacerte rico de verdad, trabajar para los demás no te dará ni mucho menos la riqueza que buscas.

Trabajar para los demás es lo cómodo, por mucho que otros piensen que es lo contrario.

La gente acomodada solo sabe juzgar, nunca lo olvides.

¿Eres consciente de lo que el dueño original de la empresa para la que trabajas, tuvo que hacer para conseguir que sea una empresa tan grande a día de hoy? Es que lo mires por donde lo mires, cualquier empresa en la que pienses.

O al menos, si la empresa no es muy grande o si solo es un negocio pequeño, ¿eres consciente del esfuerzo que le supone al dueño llegar a tal punto, en el que poder contratar a alguien?

Las empresas o comercios y su crecimiento no caen del cielo, y eso ya lo sabes.

Montar un negocio o empresa son ejemplos, pero también hay otros muchos tipos de formas de generar ingresos a lo grande y hacerte rico, la cosa está en que tú encuentres tu propia forma.

En algunos, ni siquiera requieres de mucho esfuerzo físico o mental. Sobre todo si es algo que disfrutas haciendo.

Muchas veces, los ricos se hacen ricos casi sin querer, porque fueron ambiciosos en algo que disfrutaban haciendo.

Algo como invertir, y en función de aquello en lo que inviertas, te puede hacer rico, y de hecho sin inversiones, la mayoría de (por no decir todos) los ricos, se hicieron ricos, precisamente invirtiendo.

Ya fuera en materiales para un negocio que ahora es una gran empresa, algo como las acciones y las criptomonedas…

Y a unas malas, siempre podrías conseguir que al menos fuese tu medio de vida a nivel económico, y tampoco vivir tan mal.

Mientras te guste aquello en lo que quieras empezar y te fijes un poco en cosas que han hecho otros ricos cuando estaban en el proceso de serlo, puedes pillar un buen filo, encontrar uno o varios nichos ideales, y terminar también como ellos.

Te voy a hablar un poco de mi caso, pues yo ya he encontrado mi medio por el cual hacerme rico, y en ello estamos involucrados muchos de mis amigos y yo, hacemos un equipo increíble.

Tras estar pasándolo mal a nivel económico, y con hijos, siempre tuve la presión y el deseo de hacerme rico de alguna forma, para tener el tiempo de vivir a mis niños, mientras nos pudiéramos permitir una vida de lujos.

El sueño de todo padre, después de todo.

Cuando parecía que no lo podía pasar peor a nivel económico, tuve la gran suerte (el Universo estaba a mi favor por mi enfoque), de que un familiar mío me quisiera presentar un negocio.

Yo, por como me lo decía, supe adivinar que sería de Redes de Mercadeo.

Si te digo la verdad, yo ya había hecho este modelo de negocios, no me fue bien, habiendo estado en Amway, se me cayó toda la red de un momento a otro, y ya me sentía frustrado por haber pasado por eso.

Desde un principio y por tal experiencia, yo no quería volver a oír hablar de ese modelo de negocios.

Sin embargo, al estar pasándolo tan mal y al tratarse de un familiar al que le tenía tanto cariño y respeto, me quise dar la oportunidad de escucharlo, pues tampoco me quedaba otra opción. Ya estaba buscando un medio por el cual siquiera salir adelante de una forma desesperada.

Y fíjate, que la presentación fue algo que me llamó la atención, pero mi respuesta en el interior, seguía siendo la misma: un no rotundo.

Aparte, tampoco sabía de dónde sacar el dinero y demás.

El caso es que entre unas cosas y otras, el producto, del que decían te ayudaba mucho en salud, lo probé por mi mismo, y tras consumirlo una sola vez, pasó una hora, y me curó como por arte de magia, un problema de próstata que llevaba arrastrando más de 15 años.

Parece exagerado, pero es la absoluta verdad, y ahora soy un testimonio de las excelencias del producto.

Lo importante de eso, es que me permitió conocer el gran negocio que había con el producto, y por tanto, descubrí que podía generar ingresos con ellos de forma mucho más sencilla, pues son mucho más generosos con las comisiones.

Y al ver que había gente que había superado el millón de euros al año en ingresos tras 2 años o menos de trabajo, supe que era mi oportunidad.

Porque por muy ambicioso que fuera, lo peor que me podía pasar es quedarme a medias de ese camino. Y algo como un rango diamante (se consigue en cuestión de unos meses), te permite generar unos +4.000 euros al mes y ya te permite vivir genialmente bien.

Así que ahí estoy, trabajando en mi red y generando ingresos que me permiten vivir una muy buena libertad financiera, a camino de hacerme rico con el tiempo.

Y mientras mi red trabaja por su cuenta y no depende de mí, puedo pasar mucho más tiempo con mi familia.

La verdad que es una oportunidad increíble. Pero bien es cierto que solo la pueden aprovechar personas que vayan a dar el 100% de sí mismas, pues al no tener horarios, al ser tú quien trabaja en su red cuando quiere, la autodisciplina y tener un Por Qué son algo crucial.

Es un trabajo que a mí personalmente, me permite generar ingresos, a la par de poder ayudar a mucha gente, tanto con el producto como con el negocio. Incluso me permite disfrutar del proceso que me lleve hacerme rico. Y todo es fruto de tu esfuerzo inicial con otras personas que harán lo mismo que tú.

Pareciera que el mismo Dios se hubiera encargado de diseñar y poner esta oportunidad a mis pies para cumplir todos mis sueños. Es que es literalmente, el trabajo que cumple con todas las expectativas que siempre soñé tener para mi vida.

No es una oportunidad para todo el mundo (o eso creo), pero sí que es perfecta para mí. Si piensas que soy como tú en muchas cosas, es muy posible que sí que cumpla con tus expectativas. Pero lo ideal, es que seas como seas tú, te des la oportunidad de conocerlo antes de poder prejuzgarlo.

Es muy posible que te lleves una grata sorpresa, aún con buenas expectativas de lo que veas. Incluso aunque te parezca raro o malo, créeme, así como me convenció y ayudó a mí aún cuando no estuve convencido, te puede convencer y ayudar a ti.

Puedes conocer esta oportunidad de negocio desde el link que te pongo aquí. Son unos vídeos en los que te lo explico de forma muy sencilla cómo funciona todo, y así decides si realmente es lo que buscas — (Link)

En conclusión con este punto: Busca la oportunidad que te vaya a permitir cumplir con todos y cada uno de tus sueños, y lo peor que te va a pasar, es que por casualidades de la vida, te venga la oportunidad perfecta cuando menos te lo esperas.

Además, la oportunidad de negocio que tengo siempre es una opción a considerar si eres de esas personas que buscan lo que yo. Pero aunque no fueras como yo, siempre puedes revisar mis vídeos y decidir si es lo que buscas. Click (AQUÍ) para ver los vídeos

MOTIVO Nº5 — No te sientes alguien rico todavía

Como lo lees.

¿No crees ser alguien rico todavía?

Tal vez te falta esa confianza todavía.

Empieza por creer que ya eres alguien realmente rico y próspero.

Créelo y vívelo. Define y visualiza todo ese dinero con todo lujo de detalles. Cual es la cantidad EXACTA, cómo lo quieres recibir, en qué lugar, en qué momento…

Defínelo con todo lujo de detalles. Cuanto más lo creas y más lo definas, más real será. Y lo más probable es que tardes el tiempo que hayas estipulado.

Pero para eso, como digo, realmente tienes que creerlo.

Ten la absoluta fe, la total certeza, de que ese dinero ya es tuyo. Vívelo como si fuera así. Actúa como alguien rico, en la forma de hablar, de vestir, de actuar con los demás, cuéntaselo a los demás aunque no te tomen en serio, ¿qué importa?

¡Lo importante es que lo creas y lo vivas TÚ!

¡El mundo dejará de importar demasiado cuando tengas todo ese dinero! Por lo que, ¿acaso importa tomar en cuenta lo que te diga alguien que nunca se atrevió a soñar?

Por algo los propios millonarios son los primeros que lo tuvieron que soñar mucho más que el resto para obtenerlo, eso ahora lo sabes, ¿verdad?

Decrétalo. Decreta por escrito que eres rico, como si se tratase de describir esa realidad que quieres vivir con todo lujo de detalles. Procura que no quede ninguno por definir.

Luego esa carta, la vuelves a leer tanto como prefieras, preferiblemente nada más despertarte y antes de irte a dormir, para hacérselo grabar al subconsciente, y que éste se reprograme y lo atraiga a tu vida.

Si lo haces y aplicas por unos meses, puede que no hubiera llegado todavía lo que pides, pero sí que vas a notar muchos cambios. El camino se va trazando, el mapa lo vas dibujando, nunca lo olvides.

Y concluyendo con este post, no te preocupes demasiado si todavía no has conseguido mucho. A veces, algo como la fe en Dios, el Universo y demás, te puede ayudar, si le pides esa ayuda.

Si no eres de esos que piden, deberías intentarlo con verdaderas ganas y una fe absoluta. Lo más probable es que tus plegarias sean escuchadas, y llegue a tu vida un elemento, como por arte de magia, a revolucionarlo y cambiarlo todo en tu vida, para mucho mejor.

Créeme, yo lo he hecho, y soy de los muchos a los que les ha funcionado a niveles estratosféricos.

Con decirte que sin ello, no sé qué hubiera sido de mí y mi familia, te digo más que de sobra.

Esto ha sido todo por el post de hoy. Si te ha gustado, no dudes en echarle un vistazo al Blog, seguramente encuentres algún post también enriquecedor que te interese ver.

Por lo demás, espero de tu gran éxito en la vida. Y que tan ambiciosos sean tus objetivos, que te conviertan en alguien rico cuanto antes, que sé que lo mereces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *